Atractivos turísticos de Xicotepec

La XochipilaPublicado12-06-2013

La Xochipila

El centro ceremonial La Xochipila, es un montículo que se encuentra situado en el centro de la ciudad de Xicotepec, lugar estratégico donde la mayoría de la población indígena vive dispersa en las diferentes comunidades de la Sierra Norte. El sitio donde se construye La Xochipila no es casual, sino que los elementos de la naturaleza que en él se conjugan; barranca con cuevas, abundante vegetación, formaciones rocosas y confluencia de los arroyos, dan al lugar el misticismo perfecto para ser considerado un espacio sagrado, un espacio que sólo podría ser habitado por los dioses del Totonacapan.

La roca de Xicotepec, como resto de un antiguo centro ceremonial a Xochipilli, fué llamada por los indígenas, Xochipila, nombre que conserva hasta nuestros días.
La Xochipila con el paso del tiempo fue modificada, construyéndose sobre la roca una especie de torre o distorsionado basamento piramidal. En planta tiene la forma de huso, cuyos extremos siguen la dirección este-oeste. La roca original en su base tiene un diámetro mayor de 11m. Y una menor de 5m. Aproximadamente. Su altura sin la construcción es de casi 5m.

Sobre la roca, se realizó la construcción a base de piedras irregulares, quizá conglomerados, colocadas en hiladas regulares y pegadas con una mezcla de cal apagada y reforzadas con rajuelas. La altura de esta construcción es de 6.60m. Sobre la roca. Hacia la parte sur, pero dando al oriente, se construyó una angosta escalinata de 55 cm. De ancho, con 30 por 30 en el peralte y huella de sus escalones. La escalinata tiene un descanso y luego da vuelta hacia la cima, aquí se dejó una plataforma de 5m. De largo por 2 de ancho. En medio un hueco en forma de cuadrángulo, como depósito para las ofrendas.

Hace relativamente poco tiempo le fue colocada en la cima una cruz de cemento sobre una base de piedra.

La roca original, por su forma laminar diagonal, dejó una parte hueca de aproximadamente 2m. De alto por 1m. De ancho. Esto fue arreglado quitando parte del techo y componiéndolo como el tiro de una chimenea, de esta manera quedó un lugar muy a propósito para encender cirios y veladoras sin peligro de que se apaguen.

Es indudable que La Xochipila está considerada por mucha gente aún de regiones lejanas, como un lugar sagrado dotado de vida propia que resulta favorable para quienes invocan sus poderes. En el corazón de este santuario de magia y esperanza, se esconde el poder y benevolencia de un ser especial, que puede ser Xochipilli, Tajín, Tláloc, Tziní o Centéotl, pero sólo que modificado través de una larga y enriquecida tradición, se ha convertido en el espíritu de Juan Techachalco.

La voz Techachalco la interpretamos como “En el lugar donde había el hueco a manera de boca de piedra” o simplemente “En el hueco de la piedra”.